Odio a los putos mexicanos: Entrevista con Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio

Download PDF version

“Odio a los putos mexicanos. Me cagan. Odio más a los putos nigerianos, pero mucho más a los putos mexicanos,” así empieza Odio a los putos mexicanos (2006)[1] de Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio.[2] En esta obra teatral, el dramaturgo mexicano, más conocido como LEGOM, abarca el complejo y tristemente actual tema de la migración y del rechazo al migrante. A través de los protagonistas, norteamericanos y racistas, el autor escenifica cómo los migrantes, en este caso los mexicanos, los nigerianos y los hindúes, representan una amenaza para la cultura norteamericana y sus ideales de extrema derecha. Los protagonistas parecen pertenecer a la White trash (escoria blanca) de la que habla Nancy Isenberg (2017) en su homónima obra, es decir, a los pobres, marginados y olvidados del tejido estadounidense.

They are the people living in bad homes in bad places, who have bad diets and bad teeth, who suffer from bad health and smell bad, who speak bad English and display bad manners. They are those who start badly, fare badly and end badly–unless they get out of this bad rap, which may mean sometimes doing very bad things (i.e. things that middle-class morality and/or the legislator disapprove of). (Baruchello 2019)

En algún suburbio del sur de Estados Unidos, lugar de migración se alternan las voces de un auténtico imbécil (Barry Joe), de un violento (tío Arnold), de una fanática religiosa (tía Laurie, la “sensada”) y de una inválida voluntaria (Tamara) que nos enfrenta a su odio fundamentado en lo absurdo. Ese último personaje, Tamara, al contar la historia de su hermano Barry Joe, nos hace testigos de sus perversiones y obscenidades sentimentales, las cuales, dentro de su marco ideológico Dios, Patria y Religión[3], constituye un espejo que refleja la estupidez y las paradojas del patriotismo vacuo que subyace al racismo norteamericano (Martínez 2018).

A través de un lenguaje crudo, LEGOM escenifica lo cotidiano y la mediocridad, el hombre pequeño de grandes aspiraciones y muy poca inteligencia. El dramaturgo dirige su descarada sátira hacia temas muy controvertidos y complejos[4] a través de una dramaturgia innovadora (De Ita 2015): el teatro narrado. Este “territorio fronterizo en el que se entrelazan inextricablemente ambos ‘géneros’, el narrativo y el dramático” (Sinisterra 2006, 10), que García Barrientos (2004, 23) define “colonización del teatro por el modo narrativo”, es un teatro que se despoja de toda convención representacional y derriba aquellas fronteras.  Según Domingo Adame (2017, 236), dichas fronteras caracterizaron la epistemología del teatro moderno (texto vs. escena, palabra vs. cuerpo, presencia vs. ausencia, autenticidad vs. falsedad y razón vs. emoción). Odio a los putos mexicanos destaca entre las obras del autor por el grado máximo de autonomía texto/representación: la obra carece de las marcas del modo dramático, es decir, “es una tirada de versículos, sin acotaciones ni divisiones de ningún tipo salvo las que encuadran los distintos episodios” y “la voz del narrador y las de los distintos personajes —que no aparecen censados en un dramatis personae —puede asignarse a uno o varios actores, y esta decisión se deja al responsable de la puesta en escena” (Touriño Vázquez 2014, 77).

Como apunta Jaqueline Bixler (2018, 512), en este teatro innovador LEGOM establece “un vaivén entre pasado y actualidad, narración y acción, personaje y narrador”. De hecho, sus personajes se van dibujando en sus propias palabras, sin que otra voz ejerza de mediadora: “los personajes ‘demiurgos’ se definen a sí mismos con su actuación y, al mismo tiempo, son narradores que representan la historia de otros personajes” (Touriño Vázquez 2014, 71-72).

Chiara Lippi: ¿Eso pasa también en la vida real? ¿Cada uno es el demiurgo de sí mismo?

Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio: No tengo una idea formada al respecto.

 

CL: Además de en el título, la palabra odio se repite como un mantra por toda la obra. Pero: ¿es éste su objetivo: poner de manifiesto el odio?

LEGOM: En la mayoría de mis textos me gusta repetir en demasía ciertas palabras y frases, creo que es un vicio que agarré de Thomas Bernhard. En esta obra, en particular, pues sí se convierte en un leitmotiv. Creo que esta obra en particular es muy musical. A veces me gusta escribir cosas para que el actor las cante como recitativos.

 

CL: La fuerte amenaza que los migrantes representan para la familia Lee tiene que ver con el concepto de propiedad de una tierra y la identificación con ella. ¿Es este el fundamento de toda frontera?

LEGOM: Es que esta obra no sucede en la frontera, sucede en un lugar donde tradicionalmente no llegan muchos mexicanos, el sur profundo de USA, el Mississippi, y no un Mississippi real, sino el universo ficticio de William Faulkner. No recuerdo muchas cosas porque es una obra que escribí hace ya bastante, pero supongo que quería hacer un pastiche entre Cristo versus Arizona de Camilo José Cela y de la trilogía de Faulkner. Quise hacer un Faulkner con mucho óxido, y extraterrestres, claro.

 

Mi hermana menor es alta funcionaria de la ONU para el tema de los migrantes en Centroamérica. Hasta ahí llega mi interés por el tema. Ella sí arriesga la vida todo el tiempo por ese tema, lo que a mí me parece absolutamente incomprensible.

Donald Trump me cae bien. Es desagradable y provocador en el peor de los sentidos, pero si revisas los números a los mexicanos nos fue mucho mejor con él que con los demócratas y su demagogia de paraguas. De hecho, históricamente la relación de los migrantes mexicanos con USA ha sido complicada pero no necesariamente negativa. México es un país tan racista como USA, vivo en uno de los estados (Veracruz) más racistas de México. Si esta obra tratara sobre el racismo se enfocaría más en nuestro racismo, entre nosotros y con los centroamericanos. Partamos del hecho que esta obra es una caricatura. Toma un hecho curioso: los norteamericanos de USA más racistas, los del sur profundo, ni siquiera saben dónde está México y su contacto con los migrantes mexicanos es mínimo. Lo que pasa es que si los gringos pueden hacer una caricatura como Speedy González, me pareció divertido devolverles el guante.

 

CL: Los personajes, sobre todo Barry Joe, me recuerdan a Ignatius J. Reilly, protagonista de La conjura de los necios (1982) La caricatura que John Kennedy Toole hace de la vida de Nueva Orleans en los 60 parece haberse cristalizado en un estereotipo del norteamericano que sigue actualizándose, pecisamente como el estereotipo del mexicano. ¿Usted quiere cuestionar los estereotipos a través de los estereotipos?

LEGOM: Amo a Ignatius J. Reilly, amo su gorra de cazador, su Dr. Pepper, su filosofía medieval. Creo que me delataste un poquito. Pero, te repito, los personajes de Odio… son caricaturas, esquemas, una derrama de tipos para poblar un mundo que no existe. No es una obra realista, es solo una parodia muy visual.

 

CL: Muy interesante es Eliaya, el personaje que aspira a ser el primer alcalde nigeriano del condado de Logan, ambición que lo lleva a ofrecerse para matar a todos los nigerianos y facilitar los medios a la familia Lee para quemar a todos los mexicanos. Este personaje representa a aquellos inmigrantes que han conseguido asentarse en un sitio y han ganado algún tipo de bienestar. Usted nos enfrenta a ese otro tipo de racismo, “autóctono” e “inducido”. ¿Se trata de un medio para conseguir la integración? ¿Cuál es el mecanismo psicológico que lo produce?

LEGOM: En lugares donde hay más migrantes mexicanos, el gran problema de racismo es entre negros y mexicanos. Los mexicanos consideran a los negros una basura, los negros consideran a los mexicanos una basura. Hay negros miembros del KKK, el primer senador negro de USA fue republicano. Abraham Lincoln tiene unos discursos racistas espeluznantes. Liberó a los negros, fundó el partido republicano. Si hay un discurso de odio ahí de mi parte es contra los políticos y lo políticamente correcto, no contra los negros.

 

CL: En el final, los roles se invierten. Tamara intenta conseguir un trabajo para Barry Joe, pero ahora son los mexicanos los empleadores, es decir, quienes tienen el poder sobre el destino del estadounidense.  Estos se niegan a ayudar al hombre por su falta de higiene. ¿Eso quiere decir que el odio forma parte del hombre, ineludiblemente, sea cual sea su posición en el mundo?

LEGOM: El odio a lo desconocido. El odio a lo desconocido. No el miedo a lo desconocido: el odio a lo desconocido. Y fuera de eso, según los antropólogos que estudian a los violentos chimpancés y a los amorosos bonobos, dicen que nuestro problema fue que evolucionamos del lado equivocado del río (del más árido y competitivo que compartimos con los chimpancés). El que tiene miedo se esconde, el que tiene asco se aparta. Nosotros odiamos. No es un asunto de raza o género, es que crecimos del lado equivocado del río.

 

CL: “Y con el paso de las temporadas los campos de Logan County han ido llenándose de basura y óxido, y aunque esto parezca mal no lo está del todo, porque a fin de cuentas nuestro paisaje era así antes de que irrumpieran los putos mexicanos”. ¿Qué es exactamente esta basura para usted?

LEGOM: Eso, es una zona que está llena de gente que vive de la asistencia social y lo más visible es que por todas partes ves óxido y más óxido. Aunque se use para temas políticos, quienes destruyeron la economía de USA no fuimos los mexicanos, fue el ascenso industrial de Oriente y la codicia de los industriales norteamericanos. Si comparas la distribución de los migrantes mexicanos y sus descendientes con indicadores económicos, los mexicanos acostumbran a llegar a zonas prósperas (si no es que estaban desde antes ahí). Los mexicanos no se van a zonas pobres donde los agarren a balazos, van a prosperar y buscan las regiones donde puedan hacerlo. Donde sucede la obra es herencia del mundo de mediados del siglo XX que retrató Faulkner.

 

CL: ¿El lenguaje es un arma?

LEGOM: “Cargo la palabra como se carga un fusil”. Eso lo dijo Ezra Pound, que ustedes recordarán muy bien porque lo exhibieron en una jaula.

 

CL: En lugar de poner en la escena los héroes a los que apuntar, usted crea personajes mediocres. ¿Cuál es su intención?

LEGOM: Ooops. Yo creí que eran muy listos. Tal vez el mediocre sea yo.

 

CL: En ¿El teatro es necesario? (2015), Denis Guénoun abarca la controvertida cuestión de la identificación en teatro y de la necesidad del teatro como lugar de acción y de la mirada. Según el autor, para renacer hoy, el teatro debería deshacerse de los tradicionales modelos dramáticos. ¿Su teatro narrado quiere hacer eso?

LEGOM: No. Todo lo contrario, si revisas mis libros sobre dramaturgia y ahora mi clase en Youtube, llevo veinte años queriendo entender qué fue lo que hizo, primero Esquilo, y luego Sófocles. De unas ciento veinte obras que tengo escritas solo unas veinte utilizan recursos de convención narrada. Me gusta usarla porque pone en problemas a la escena. Estoy diciendo algo que parece contradictorio, así que tengo que explicarlo: por una parte, para mí la relación del dramaturgo con la escena parte de la necesidad de poner en problemas la escena y lo que entendemos cómo escena, problemas que a veces parecen irresolubles. No escribo para la escena, escribo para la escena. Eso no quita que tenga la insaciable curiosidad de eso que inventaron los griegos con la aparición del antagonista sobre la orquestra. Inventaron un aparato de contar historias muy complejo que sigo tratando de entender y no encuentro muchas respuestas satisfactorias en dos mil quinientos años de análisis. Así que yo me busco mis propias ideas. Amo la convención dialogada, amo la escena, me parece un gran y misterioso invento, pero creo que no lo hemos entendido del todo y, eso sí, me gusta romperle la cabeza a la gente que monta mis obras. Me gusta que tengan que recurrir a herramientas diferentes a las ya conocidas. Ludwig Margules, tal vez el mejor director de teatro mexicano (era de origen polaco) del siglo XX, decía que teatro es lo que no entendemos como teatro. Si hacemos sobre la escena lo que ya sabemos hacer sobre la escena, no estamos haciendo teatro. La idea es poderosa: el teatro comienza cuando termina lo que entendemos como teatro.

 

[1] Disponible en: Vista de “Odio a los putos mexicanos” [text teatral] (raco.cat)

[2] Nacido en Guadalajara, Jalisco, en 1968, el dramaturgo ganó varios premios nacionales de dramaturgia, entre los cuales el Premio Iberoamericano de Dramaturgia en 2001, el Premio Nacional de Dramaturgia “Manuel Herrera Castañeda” en 2006 y el Premio Nacional de Dramaturgia “Víctor Hugo Rascón Banda” en 2012. En 2003, con Edgar Chías, creó el Festival de la Joven Dramaturgia. Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Creadores del FONCA. Fuente: https://dramatologia.com/legom/

[3] La literatura sobre la relación entre el fanatismo religioso norteamericano y la construcción ideológica del populismo conservador es abundante. Entre otros, citamos el trabajo del psicólogo Thomas Frank, ¿Qué pasa con Kansas? Cómo los ultraconservadores conquistaron el corazón de Estados Unidos (2007), y el de Walter Redmond “El cristianismo y la guerra de los humanismos en los Estados Unidos” (2003).

[4] Objeto de su sátira son también las relaciones humanas (De bestias, criaturas y perras, 2004), los individuos al margen (Edi y Rudy, 2005; Las chicas del 3 ½ floppies, 2005; Sensacional de Maricones, 2008), y la colmena social (Demetrius, Civilización, 2007).

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Adame, Domingo. 2017. Más allá de la gesticulación. Ensayos sobre teatro y cultura en México. Buenos Aires: Argus-a Artes y Humanidades.
Baruchello, Giorgio. 2019. “Nancy Isenberg, White Trash. The 400-Year Untold History of Class in America (New York: Penguin, 2017)” Book Review.
Bixler, Jacqueline. 2018. “Historias para ser contadas y la onda de la “narraturgia” en el teatro mexicano del nuevo milenio.” Revista de Estudios Hispánicos 52, n. 2: 505-525.
De Ita, Fernando. 2015. “El origen de la familia o la parodia del poder”. Teatro mexicano. URL:
http://teatromexicano.com.mx/4156/el-origen-de-la-familia-o-la-paradia-del-poder/
Frank, Thomas. 2007. What’s the matter with Kansas?: How conservatives won the heart of America. New York: Picador.
García Barrientos, José Luis. 2004. “Teatro y narratividad”. Arbor, 177 (699/700): 509–524.
Guénoun. Danis. 2015. ¿El teatro es necesario? Madrid: Ediciones Antígona.
Isenberg, Nancy. 2017. “White Trash. The 400-Year Untold History of Class in America”. Reseña de Giorgio Baruchello. Nordicum- Mediterraneum. Icelandic E- Journal of Nordic and Mediterranean Studies 14, n.1, 2019.
Isenberg, Nancy. 2017. White trash: The 400-year untold history of class in America. New York: Penguin.
Martínez, Jorge Hernández. 2018. “Rearticulación del consenso y cultura política en Estados Unidos (Reflexiones e hipótesis sobre la “era Trump”). En Estados Unidos Contra El Mundo: Trump Y La Nueva Geopolítica, editado por Casandra Castorena et al., 87- 110. Argentina: CLACSO.
Redmond, Walter. 2013. “El cristianismo y la guerra de los humanismos en los Estados Unidos.” Euphyía 7, n. 13: 9-28.
Salvat, Ricard. 2008. “Conversa amb Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio, LEGOM”. Assaig de teatre: Revista de l’associació d’investigació i experimentació teatral 664: 230.
Sinisterra Sanchis, José. 2012. Narraturgia. Dramaturgia de textos narrativos. México: Pasodegato
Touriño, Daniel Vázquez. “Frustración magnífica y drama puro: el teatro de Legom.” Latin American theatre review 47, n. 2: 63-79.
Vázquez, Daniel. 2020. “La reconfiguración de la noción de personaje en el teatro de Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio. En Escrituras múltiples de la escena teatral latinoamericana, editado por José Ramón Alcántara Mejía y Jorge Luis Yangali Vargas, 45-61. México: Universidad Iberoamericana.

 

CITA RECOMENDADA: Lippi, Chiara. 2021. “Odio a los putos mexicanos.” Entrevista con Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio. PopMeC Research Blog. Publicado el 2 de julio.


Chiara Lippi

Estudiante de posgrado con beca de la Universidad de Modena y Reggio Emilia, sus areas de interés son la Literatura del Norte de México, la Literatura chicana, la Cultura Digital y la Lingüística. Ha sido invitada para realizar una intervención a la XII Conferencia Internacional de Literatura chicana (XII International Conference on Chicano Literature and Latino Studies)

You may also like...

Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search